+ Ampliar Fuente | + Achicar Fuente

miércoles, 3 de marzo de 2010

Invierno (poema nº 10)



Escribirte yo podría,
rozando mi corazón,
agua clara, alma mía,
ay! que grande mi dolor.


El invierno llega a su fin,
lluvioso y amargo caía,
la rosa violeta quiere vivir,
llora, y se muere, en su lejania.


Algunos tiempos pasados,
quedaron muy dentro de mi,
de diarios escritos inacabados,
y la lluvia que me hace sentir.


Descansa el invierno,
y duerme la noche fria,
nada se hace eterno,
embeleso de tus caricias.


Además del semblante,
la luna me necesita,
cielo gris, luz amable,
obsequio de su sonrisa.


Y la nieve blanca cae,
en copos sobre el cristal,
siento la noche amante,
y el ruiseñor empieza a cantar.

No hay comentarios: