+ Ampliar Fuente | + Achicar Fuente

martes, 22 de junio de 2010

Mañana, seguiremos amándonos (poema nº 24)



Y si la vida diera hacia atrás,
me quedaría entre tus brazos,
cuidando siempre el ancho mar,
para mañana, seguir amándonos.


Y en el anhelo de tus labios,
se van secando mis lágrimas,
esa musa dormida en mi letargo,
sueña desconsolada por esta vida.


Por tu boca de miel muero,
ésta que me derrite la piel,
haciéndome estremecer tus besos,
y sin tiempo para poder envejecer.


Yaciendo sensibles tus dedos mojados,
llegando a lo más profundo de mi ser,
me desnudo ante tí, imposible pararlos,
se sumergen en desiertos sin poder beber.


Arena profunda y tus ojos lloran con la luna,
para mañana seguir amándonos, en silencio,
dorado el sol, el reflejo de su hermosura,
adorarte es poco, de mis labios, tu pensamiento.


Te quiero...corazón gigante, que no cabe en tu pecho,
el amor irradia cariño y respeto, tu dulzura clama,
donde la musa que me inspira, plasmando mis versos,
en pos de un futuro juntos, donde las palabras emanan.





lunes, 7 de junio de 2010

No a la violencia de género (acróstico) Dedicado a la mujer



N o más matanzas, queremos vivir en paz y en libertad.
O bligadas a vivir siempre con nuestros maltratadores.

A las de realidad, y no dejar nunca de denunciar.

L ibertad y respeto para la mujer, tenemos derecho a vivir.
A luchar sin parar, para acabar con esta lacra machista.

V iolencia sangrienta, y los hijos testigos sin fin.
I nstantes miedosos, por vivir sin protección policial.
O leaje de maltratos hacia las madres de sus hijos.
L ágrimas desesperadas de sus familiares y amigos.
E stampa negra, teñida de rojo, basta ya de arrasar vidas.
N o a la violencia de género, lacra encadenada que no acaba.
C asos reales, y el gobierno debe buscar una solución tajante.
I gnorancia callada de las víctimas, hacia sus verdugos.
A lto porcentaje de mujeres asesinadas, es presto a las verdades.

D enuncio con mis palabras a todos esos corazones de piedras.
E s asunto de arreglarlo algún día, pero a nadie le interesa

G énero sin respeto y tolerancia, jamás el dolor será pasado.
E l golpe mata a la mujer, y los machistas son unos mal nacidos.
N adie para estas matanzas, ni las semillas del árbol plantado.
E l tiempo pasa y pasa, y las víctimas quedarán por el camino.
R odeada de miedo y sufrimiento, sólo queremos nuestro bienestar.
O quedad por las amenazas recibidas, porque nunca podremos descansar.


viernes, 4 de junio de 2010

El silencio de mis cartas (II) (poema nº 23)



Y sigo escribiéndote mis cartas de amor,
firme oscurecer del día, donde tú no estás,
intento desahogarme con mis versos ahora ,
echándote de menos, sólo viéndote en soledad.


Mi corazón rebosa un dulce manantial,
y te siento besándome acurrucado,
ay quien pudiera, encontrarte vida mía,
también a ti y rodearte con mis manos.


El silencio de mis cartas, serán más generosas,
y entonces me pregunto, cuando volverás,
busco día y noche, esperando tu suspiro que reposa,
mi gran amor, mi dulce ilusión, y sueño con pensar...


Que nada quede en el olvido, ni mis versos inservibles,
ni tus ojos enormes,los luceros que alumbran mi alma,
sentada te espero, y le escribo a tu ausencia triste,
a sueños llenos de cariño, a tu bella senda enamorada.


Cuando regreses de tu destino, te regalaré mis palabras,
sólo quiero que las leas tú, y háblame de la eternidad,
que te recitaré tu dulzura, a la inversa de tu andar,
y ahora por todo lo que siento, he de decirte la verdad.


Guarda mis cartas, en un precioso rincón de tu jardín,
rodéalas de orquideas, rosas, gerveras y violetas,
debes regarlas de por vida, el verano ya está aquí,
y nunca las dejes que se mueran,aunque llore la primavera.

martes, 1 de junio de 2010

Sólo para ti (poema nº 22)



Y tu cariño desborda mi corazón,
se impone ante tu elegancia,
sin soledad y queda por besado,
para mi disfrute, la única importancia.


Sólo para ti, estos versos de amor,
disculpa mi atrevimiento cada momento,
me gusta tu cariño y tus besos amor,
no se ruega, ha de llegar el buen tiempo.


Todo está perfecto, junto a tus ojos,
tu risa, siempre alegre y bondadosa,
como secretos, quedaron entre nosotros,
y el alma brota como campanas de memoria.


Hoy quisiera verte entre mil hojas verdes,
acurrucado, esperando mi llegada,
como un aviso con destinatario urgente,
entre amapolas, hablábamos abrazados...


Por tu querer, lo que una vez sucedió,
besar tus labios, y regalarte mi corazón,
sanaría la herida, por tu cariño bendito,
mientras la espera, es tranquila para los dos.


Antes de conocerte, nunca mi antojo nació en mi,
bellos tus ojos, guardados en el espejo de mi alma,
allí los miro cada día,este poema es sólo para ti,
nunca olvides que te quiero, en tus horas bajas.